Cómo elegir arquitecto, ¡Qué gran pregunta!

Realmente comprendo muy bien la razón de ser de esta cuestión. Y es que, a lo largo de los últimos años, ha cobrado más razón de ser que nunca. Puesto que la elección del arquitecto sin referencia alguna, se ha tornado en el mejor de los casos en una gran confusión y, en el peor, en un endiablado juego de “pito-pito-gorgorito” ó “me quedo con el más barato y que sea lo que Dios quiera”.

 

Pasaremos por alto las fases previas e iremos directamente a la siguiente situación real:

“Vaya, me he dado cuenta de que para hacer esto necesito un arquitecto, voy a preguntar a Google”

Bien, antes que nada vamos a tratar de explicar algo:

Un gran arquitecto te da un excelente servicio profesional junto a un trato personal exquisito. Será quien, junto a ti, toma las decisiones a lo largo de todo el proceso de diseño y construcción. Y lo más fundamental, te ahorrará mucho dinero.

En resumen:

Sus honorarios se pagan solos con el ahorro que genera, tanto en la obra como a largo plazo en consumos y mantenimientos. 

Así que mucho ojo con elegir al más barato. Y no tengo la más mínima intención de criticar el trabajo de otros compañeros, sino recordaros que en lo respectivo a las cuestiones de un hogar, lo barato suele salir caro.

 

Dicho esto, vayamos al grano, porque os voy a dar el Santo Grial en lo que a la elección de un Arquitecto se refiere.

Allá va:

LA ELECCIÓN DE UN ARQUITECTO NO SE TRATA DE BUSCAR MUCHOS PRECIOS DE ARQUITECTOS SINO DE DEFINIR AL MÁXIMO EL SERVICIO QUE QUIERES RECIBIR.

Esta es la base, si os lleváis aunque sea sólo esta idea me doy por más que satisfecha.

Y me explico: si queda muy claro desde el principio qué quieres y cuales son las labores de cada una de las partes, más tarde nos ahorraremos todos o muchos de los malentendidos, situaciones de tensión o de injusticia y todos participaremos en el proyecto de una manera más activa y a nuestro gusto.

 

Una vez sabido esto, te recomiendo que sigas este simple proceso en el que indico cómo elegir arquitecto.

Seguramente ya se te había ocurrido, pero me parece bien compartirlo contigo porque no hay más… ¡así que no te líes!:

1.- ELABORA UNA LISTA DE 3 O 4 CANDIDATOS

No hacen falta más. A no ser que te quieras volver loco, lo ideal es escoger uno o dos como máximo de cada una de estas fuentes:

1.- Recurre a amigos y familiares que anteriormente ya trabajaran con alguno y que hayan quedado satisfechos.

2.- Busca información en internet y escoge alguno que te guste y te genere confianza.

3.- Intenta saber quién es el autor de una obra que te guste y localízalo.

2.- CONTACTA CON LOS CANDIDATOS

Teléfono y mail suelen estar disponibles en las webs de los Arquitectos. Así que escoge tu método de comunicación preferido y, yo, seguiría estos pasos:

1.- Descríbeles al detalle tu proyecto. Tener esto preparado de antemano os ahorrará malos ratos y preguntas que se quedan sin contestar.

2.- Preguntad por su disponibilidad y plazos para realizarlo.

3.- Estad muy atentos a las connotaciones tanto positivas como negativas que os trasmiten. Anotadlo todo mentalmente y tenedlo en cuenta porque ante todo estamos hablando de que tanto él como tu sois personas, y quieres tratar con una alguien positivo, que tenga ganas y buena disposición, eso para empezar… ¿no?

3.- FIJA UNA REUNIÓN Y REÚNETE CON 2 O 3 ARQUITECTOS

El objetivo aquí es confirmar los trabajos a realizar y cómo son esas personas con las que se va a trabajar. Sobre todo su personalidad y su forma de trabajar. Te recomiendo que les pidas su Portafolio de trabajos, para ver como andan de gusto y si este encaja con el nuestro y nuestras necesidades.

Y lo más importante, explica bien qué es lo que quieres, tu presupuesto disponible y pídele que te defina punto por punto cual es el alcance de su trabajo. Porque si no estás conforme con ello o necesitas algo más, ¡este es uno de los mejores momentos para decirlo! (Aunque tranquilo, habrá más).

4.- JORNADA DE REFLEXIÓN

Una vez mantenidas las reuniones con varios arquitectos, vistas sus propuestas de honorarios y habiendo mezclado todo con la personalidad y las emociones que te han trasmitido es hora de tomar una decisión.

 

Es importante no demorarse mucho en ello para no entrar en una parálisis por análisis.

Lo ideal es uno o dos días, realmente no te hace falta más por que te aseguro que  ya tienes la información que necesitas para elegir delante de tus ojos.

Así que… ¡Toma una decisión y comienza con el proyecto que te apasiona!

 

¡Por cierto! Si tienes cualquier duda, te informo de que responderé uno por uno a todos los comentarios ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada